Fátima, 13 de mayo de 1917

"Rezad el Rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra"

 

Guadalupe, 12 de diciembre de 1531

“¿No estoy aquí yo, que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en donde se cruzan mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?”

 

Lourdes, 25 de marzo de 1858

"Yo soy la Inmaculada Concepción"

1
1

Descubre los pasajes bíblicos en los que se basan cada uno de los misterios del Santo Rosario. La mayoría de ellos, claro está, se encuentran en los Evangelios, pero también hay indicaciones en otros libros, como los Salmos, los Hechos de los Apóstoles y el Apocalipsis. Sin ninguna duda, nos podemos inspirar en la Palabra de Dios para poder contemplar mejor, con María, las escenas más significativas de la vida de Jesús.

La importancia de la devoción del Rosario para la vida cristiana ha sido confirmada por la propia Virgen María. Es la oración de los sencillos y de los grandes, está al alcance de todos, en todo tiempo y lugar. En Lourdes, la Virgen llevaba un rosario en la mano cuando se apareció a Santa Bernardita. Y también en Fátima, cuando se apareció a los tres pastorcitos. Ella misma reveló a los niños su título: “Nuestra Señora del Rosario”.

Los santos hablan desde su propia experiencia: María es el camino más seguro para llegar a Jesús. Y el Rosario ha sido el atajo para llegar a nuestra Madre para santo Domingo, san Bernardo, san Francisco de Sales, santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, san Juan Bosco, san Antonio María Claret, santa Teresita del Niño Jesús, el Padre Pío, San Josemaría, San Juan Pablo II… La Santísima Virgen ha querido unir el camino de la santidad con el del Rosario.

A lo largo de los siglos los Papas han fomentado la devoción del rezo del Rosario y le han otorgado indulgencias. Dijo Nuestro Señor: “Donde dos o tres estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18:20). El Rosario en familia es un modo práctico de fortalecer la unidad de la vida familiar. Los Papas, especialmente los más recientes, han subrayado de manera especial la importancia del rezo Rosario para la familia y para alcanzar la paz en el mundo.